Raices de mar

Aprovechando la semana del libro, hoy me gustaría explicarle a vuesas mercedes cuales son en parte las raíces de mi amor al mar...Alguno pensara que viene de casta, equivocándose al ciento, ¡Pardiez que no! Mi amor por la mar viene dado, por las mil y una vidas que tuve a lo largo de mi periplo mortal. Todo empezó un lejano día cuando conocí al terrible Long John Silver,que sentado al pie de mi cama con su viejo loro al hombro, me confiaba el mapa de la Isla del tesoro, al tiempo que rascando su ya desgastada pata de palo me hacia jurar bajo pena de vida que mis labios quedarían sellados y que no confiaría a nadie tal secreto. Después de Jack el largo y navegando hacia Guinea naufrague junto con el ilustre Crusoe en una isla desierta, allí conocí a Viernes y juntos aprendimos a sobrevivir de los frutos de la tierra y la mar, amándola un poco mas si cabe. También navegue eternas singladuras de muerte a bordo del Holandés errante escuchando aquellas tenebrosas palabras de... «¡Cuando todos los muertos resuciten, entonces yo me desvaneceré en la Nada!...Eterna aniquilación, acéptame contigo.». Recorrí Veinte mil leguas de viaje submarino a bordo del Nautilus junto al capitán Nemo y el arponero Ned Land admirando la belleza de los fondos oceánicos y de los animales que los habitan. Incluso trate de disuadir sobre la cubierta del Pequod, en medio de un fuerte temporal atravesando el cabo de Hornos, al capitán Ahab, para que desistiera de su absurda y obstinada persecución a la ballena blanca Moby Dick .
Surque los siete mares y me las tuve que ver cara a cara con el corsario Drake y John Hawkins en el estuario de Lisboa, comandando mi primera galera frente a los navíos de guerra del perro ingles. Herido y maltrecho arribe en Laredo a bordo del Trinidad Valencera después detener que picar cables, y con el mastelero roto navegar a rumbo de sur en franca retirada, dejando atrás los restos de una Armada Invencible, que por lo visto no era tal. Contemple atónito como Horacio Nelson sobre la toldilla de popa del Victory aniquilaba la escuadra franco-española en Trafalgar, gracias a la cobardía y traición de los franceses. Y también participe junto con mi amigo Fletcher Christian en el motín de La Bounty, acabando asi con la tiranía del capitán Bligh, volviendo yo mas tarde a puerto y dejándolos felices y comiendo perdices en la Isla Pitcair. Como podrán comprobar vuesas mercedes, un sinfín de aventuras juveniles que aun perduran hoy en dia gracias a hombres como el brigadier Gigante y su amigo Pecas con los cuales aprendo a marinar un navío de guerra del porte del Santísima Trinidad, o como mi querido amigo el Capitán Alatriste, con el que sigo repartiendo mandobles a la diestra y a la siniestra agarrados al estay de gavia, cada vez que nos encontramos frente por frente con el turco. Corsarios, piratas, bucaneros, capitanes de navío, arponeros, náufragos, sicarios y un sinfín de hombres de mar, llenaron la mente de este que suscribe para lo que acontecería después, y a lo largo de su vida; formándolo como marinero mucho antes de que pisara la cubierta de un barco por primera vez. Se que la vida real nada o poco tienen que ver con los libros de aventuras, pero en mi caso me ayudaron a ver la mar con otros ojos. Y a pesar de los 25 años que tengo encima amadrinando vientos, sigo viendo la mar con ojos soñadores, con esos mismos que tenia el jovencito Jim cuando embarco por primera vez junto a Jhon Silver el Largo en la búsqueda del tesoro. Y ahora me pregunto...¿Con que mirada miraran nuestros hijos el mundo cuando sean adultos?. Porque ellos...al menos la mayoría no leyeron un libro de estos en su vida...(de estos o ninguno). Las videoconsolas sustituyeron esta forma de diversión juvenil, el capitán Ahab fue jubilado y a cambio colocaron en su puesto a Sam, un mercenario musculoso que lleva a cuestas 90 kilos de metralla, incluidas armas biológicas y cuya única misión es no dejar títere con cabeza, sea humana o alienígena. El surcar los siete mares a bordo de un bergantín ya no se lleva. Ahora lo que se lleva es hacer el vándalo por el medio de una ciudad virtual a bordo de un coche o moto con cientos de caballos y cargándote todo transeúnte, policía o vieja que se te cruce en el camino. Personalmente no tengo nada en contra de estas nuevas formas de diversión juveniles (no vaya a ser que se les ocurra a mis hijos pasarme por la quilla, o darme cañon como mandan las ordenanzas), pero pienso que pueden ser compatibles ambas, y que nuestro deber como padres y educadores es inculcarles ese amor por un buen libro, ayudándoles asi a que sus mentes no se aletarguen, que no les den todo hecho, que imaginen, que sueñen, que naveguen por los siete mares y que crezcan ayudados por la personalidad de otros hombres. ¡Que lean coño...que lean!

Fredo

Publicado en Sextante el 4 de Mayo del 2007

12 tripulantes tienen algo que decirte...:

Tesa dijo...

Long Silver tenía su puntazo irónico, menudo tipo. Yo también recorrí renglones buscando su tesoro, o buscando ballenas blancas, desesperando en una isla desierta o descubriendo aquel "barco" que avanzaba bajo el agua.
El motín de La Bounty, sin embargo, lo conocí en película, en la TV, junto a mi padre. Esas pelis las he visto, de pequeña, siempre con mi padre.
Los niños no leerán si no les gusta, es complicado aficcionarles. Tienen otras cosas, que nosotros no teníamos y nos limitaban a sumergirnos en los libros. Y, de todas formas, en casa la única lectora compulsiva era yo, y teníamos las mismas posibilidades. En fin, que si tus chicos no le ven la gracia, no puedes hacer nada por convencerles.

Anónimo dijo...

Muy ambientada le ha quedado la cantina capi, los clientes de siempre le seguiremos visitando.

Un saludo de Marina

amelia dijo...

pues bueno, si que me ha gustado, un trabajo fino y de buen hacer, y de escribir, hasta el minimo detalle, esta vez, el dicho de merecio la pena, es verdad, le ha quedado precioso, muy profesional, lindo detalle de la musica y la ginebra, no todos lo hacen, y le debo una mi capita,de su amor a los mares, y la lectura de ellos, que decir, pues que naci al lado de la orilla, con el mar casi en mi culo, y con marea y rocas, que decir de lo que lei, y que decir, de lo que leeran mis hijas, y las hijas de mis hijas, no se, no lo se, solo uqe a veces coincidimos en alguna canción, un poema de pablo neruda y alguna que otra cosa mas, me gustarai que ellas tuvieran la pasion por los libros y el mar, como yo, pero el ordenador, las marcas, y no se que mas, estan antes que lo que nombro, o no?, o a lo mejor no, igual, con el tiempo, ellas tambien amaran y sentiran igual que yo, puede que sin ginebra, pero si con ese aire genetico de amor que llevo en los huesos de lobos de mar y de sirena, un saludo mi capitan, nos vemos, amelia

Femme de Rouge dijo...

Desembarcando en este mundo de las letras cibernéticas, merodeando de aqui para allá, me meto en esta cantina a repostar, pido un ron con limón y con ese algo pirata que yace en mi interior viajo por esos mundos de aventuras que de niña leí...
Con tu permiso, mientras acabo mi copa sigo leyendo...me gusta...seguramente volveré.

Tesa dijo...

Hola Capi, te he visto por el Blog de mi amiga María (Clandestina). Es una gran escritora ...y buena gente.

Tengo una duda técnica ¿cómo puedo añadir el icono de RSS a mi Blog para que la gente pueda ver cuándo actualizo? Veo que tú lo tienes en el márgen.

Tesa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fet E. Stinks dijo...

Suscribo.

Azo.. dijo...

A gusto me he sentido aqui.Suerte la mia, que tras ausencias mas o menos prolongadas , encuentro esta cantina.
Suscribo letra a letra todo cuanto el marinero proclama.
Saludos desde tierra firme

Cristina * dijo...

Capitán, que gustazo he sentido al leer lo que has escrito, y por supuesto que gozada saber que leímos lo mismo.
Tú sabes, el mar es todo para mí, él me lleva de la mano por todas partes.
Al leer lo tuyo simplemente no me queda más que felicitarte y desearte lo mejor. Capitán, buena mar, pero deja caer tu ancla en los viejos puertos también. He disfrutado el jazz, la chica me hizo recordar a Doris Day en sus grandes días. Tu estilo de escribir engancha y simplemente una se queda pegada leyendo y viendo el mar que pintas tan bien.
Qué más puedo contarte...pues que es bueno, nooo, buenisímo
Nos vemos en alta mar
Besos

Holly dijo...

Naufragaste Capitán? No me jodas!!! Ya decía yo que no te veía por ahí, con tu copa de... mmmmm, jo, no sé lo que bebes!!! jajajajaj, bueno, con tu copa de lo que sea!!!
Caxis, con lo bien que me estaba quedando, jajajajaj.
Ahora en serio... y una porra! Serio ya has tenido que estar todos estos días, así que te dejo unos cuantos besos con cosquillas para que te hagan reír hasta saltarte las lágrimas.

Anónimo dijo...

Mis sinceras felicitaciones. Se ve que el mar colma tu vida y sabes muy bien sacarle partido a tus experencias de navegante.
Muy buenos tus escuritos.

Fernando dijo...

Siempre habrá un puñado de justos en Sodoma que, si mediamos con tino, segurirán surcando los mares con la ayuda de grandes nombres; o incluso serán ellos los que ayuden a otros a navegar. Quiero pensar que sea así. Nosotros, al menos, lo intentaremos.
Llamadme Ismael.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails