LEYENDO MAR (Marinos y capitanes)

-Es usted un entusiasta admirador del mar, capitán.
-Oh, si ¡Lo idolatro! El mar lo es todo. Cubre las siete décimas partes del universo. Su halito es puro y vivificante. Es la grandiosidad del desierto, en el que el hombre no esta jamás solo, porque nota la palpitación de la vida a su alrededor. El mar es el vehiculo de una vida sobrenatural y maravillosa; es movimiento y amor, es el infinito viviente, como ha dicho uno de sus poetas. Y efectivamente, señor profesor, la naturaleza se manifiesta en el en sus tres aspectos de vegetal, mineral, y animal. […]El mar es el vasto depósito de la naturaleza. Por el mar ha comenzado el globo, por decirlo así, y, ¡quien sabe si acabara también en el! En el esta la máxima y suprema tranquilidad.
En la superficie todavía les es posible matarse, devorarse, transportar a ella todos los horrores de la tierra, pero a treinta pies debajo de ellos, cesa todo su poderío, su influencia se acaba, su dominio se pierde. ¡Ah amigo mío, viva usted en las aguas mas profundas! ¡Solamente allí existe la independencia! ¡En el no tengo déspotas! ¡Soy libre! ¡Soy libre! ¡Absolutamente libre!
El capitán Nemo callo repentinamente en medio de su ardiente entusiasmo. ¿Se había dejado llevar más allá de su acostumbrada reserva? ¿Se había excedido en sus palabras? Por espacio de un momento se paseo con visibles muestras de excitación: Después se calmaron sus nervios y su fisonomía recobro su habitual expresión de serenidad, y dijo volviéndose a mí:
-Ahora, señor profesor, si desea usted visitar el Nautilus, estoy a su disposición.

Julio Verne- 20.000 leguas de viaje submarino, 1869

22 tripulantes tienen algo que decirte...:

Nano dijo...

Hola Capi,
cuanto tiempo ¿verdad?,
ya sabes como es la vida,
o mejor dicho… el trabajo,
que envidia sentirse "libre" como Nemo,
supongo que para eso hay que estar donde él…
bajo el agua, en tierra todo es más difícil…
Un abrazo.

Jan Puerta dijo...

Cuantas verdades en una aparente historia de ficción.
Un abrazo

Capitán Tormentas dijo...

...en tierra, efectivamente, todo es mas complicado Nano. Un abrazo

Capitán Tormentas dijo...

Como sabes bien Jan, Verne fue un visionario. Los escritos del tío este se convirtieron en dogma de fe. Un abrazo

Ico dijo...

ahora más que nunca estas palabras son tan reales y actuales...

amelia dijo...

¿ tú creés como dijo el capitán Nemo que uno es libre debajo del mar?, no se, creo que uno es libre cuando no tiene sentimientos que te aten a nadié, aunque no sirvamos a banderas, religiones o paises, parece ser que siempre pertenecemos a alguén, puede ser que si uno se adentra en el mar de nadie, entonces si, ¿Creés tu que de verdad era libre en el fondo del mar y solo por eso?, un poco rarito el capitán nemo, como todos los que ansiamos respirar mar,
y por supuesto julio verne, un profeta, un genio, un ser extraordinario que escribia mas alla del tiempo,
saludos capitán.

Capitán Tormentas dijo...

... por desgarcia Ico, por desgracia!
Un beso

Capitán Tormentas dijo...

No lo se Meli. Pero si en la superficie te hace sentir tan bien, ¿imaginate en sus profundidades?
Un besazo marinera

KTS dijo...

La mar, que es la energía que me recarga para soportar tanto tiempo de interior árido de aire seco...

Un abrazo, Capitán

chanclas dijo...

¡Que caro de ver es usted, capitan ¿No se estará usted convirtiendo, acaso, en otro capitan Nemo?
Un abrazo.

Capitán Tormentas dijo...

... muy lejos no andas, querido Chanclas!

Sylvia dijo...

Visitar el Nautilus de mano del Capitán Nemo?...Podría describirlo perfectamente.

Un beso Capitán...solo uno.

Capitán Tormentas dijo...

Describalo pues Dña. Sylvia, me encantaría leerlo.
Yo le daria algo mas que uno...¡Pardiez, que si!

Mar dijo...

Cuando se navaga se siente una extraña sensación de libertad al mirar de reojo la orilla, pero la verdadera libertad se encuentra tanto en el mar como en tierra.

Navegar es como huir... y muchas veces se vive mejor huyendo.

Un abrazo fuerte Mi Capitán!!

Tesa dijo...

Es un gusto leer a Verne, a quien tanto leí de pequeña, o vi algunas películas basadas en sus novelas.
Pero lo que resulta siempre un placer, es escuchar la música que nos pones.
Besos, Capi.

Capitán Tormentas dijo...

No Mar, navegar no es huir. Navegar es "ir", es adentrarte en la mismísima placenta de la vida.
Un beso marinera

Capitán Tormentas dijo...

Siempre me gusto la lectura, acompañada con una melodía acorde con la misma. Hay melodías que me recuerdan lecturas, y lecturas que me recuerdan melodías.
Un besuco querida Tesa

IRLANDA dijo...

Petonets Capi, Verne, visionario, adivino de un futuro cierto.

Susana dijo...

Navegando a la deriva, desde Madrid, he tenido la gran suerte de atracar durante unos minutos en este blog...¡¡¡todo un placer conocerte!!!

SANDRINA dijo...

hay Capitan tal lejos y tan profundo como siempre, que gozada de navegar de nuevo y ¿cuando vas a volver a navegar por tus aguas tan preferidas del O Coruña y tu islas hermosas???? un abrazo y a prepósito me encanta la música nueva y la foto. estamos en pleno festival de jazz, que lastima que estas tan lejos, pero supongo que has compartidosy desfrutado el eclipse anoche que maravilla
un saludo y un besiño SANDRINA

Arminio dijo...

En esos momentos de toma de pulso a la cubierta del Galatea, que constantemente se movía bajo sus pies, ambos zagales caminaban por la banda de estribor, ensimismados en su conversación, admirando las henchidas velas y la bonanza de la navegación, cuando Asturias, así sería llamado de aquí en adelante, comentó a su compañero:

-Que buen aire hace hoy para las velas: No tuvo contestación pero sintió, sin apenas darle tiempo a reaccionar, cómo un fuerte bofetón en la mejilla le hacía perder el equilibrio. A la vez que trataba de incorporarse, intentaba averiguar qué había pasado
Un contramaestre, curtido ya en muchas navegaciones, había escuchado la conversación y sin mediar palabra le castigó en el acto.

Sorprendido por lo imprevisto del proceder de aquel superior y aún más por los motivos que pudiera haber tenido para semejante reacción, enseguida recibió la respuesta.

Arminio dijo...

En ese mismo instante, uno de los golpes de mar arrastró violentamente contra la banda de sotavento a un grupo de oficiales y contramaestres que estaban al pie del palo mayor, cuando intentaban aferrar la gavia que se había desfaldado, resultando alguno de ellos con fuertes contusiones.

Esta situación ponía en peligro la circulación por cubierta, así como la seguridad del buque al entrar abundante agua por las puertas estancas del cuarto del oficial de guardia y la antesala de máquinas. A pesar de estar todas las trincas cerradas se inundó la cámara de motores.
Se continuó navegando en estas condiciones ya que la virada por avante no pudo realizarse a pesar de los intentos que se hicieron y la virada por redondo inspiraba serios peligros con las condiciones de la mar y viento apuntadas.

Antes de la media noche, se estacionó el barómetro en 739 milibares, iniciando seguidamente la subida. El viento continuó con igual violencia y dirección, aunque la presión indicaba que el vértice del huracán comenzaba ya a alejarse.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails