Recuerdos


Hace unos días este que suscribe encontrabase en tierra de mandarinas disfrutando de unos merecidos días de descanso.
Y gracias a la sana costumbre de zapear de modo neurasténico con el televisor, por aquello de no estar mucho rato viendo la misma memez, -no vaya a ser que se me seque la única neurona que me queda-, pille el final de La Tormenta Perfecta. Aquella película donde George Clooney interpretaba el papel de Billy Thyne el carismático capitán del Andrea Gail, un pinchero de Gloucester que se hundió en octubre de 1991en aguas del atlántico Norte, parece ser en una zona denominada Flemish Cap.
El caso es que pille el final de la peli, ese momento en que Diane Lane saliendo al amanecer con su barco de la bahía de Gloucester, recuerda las palabras de su colega de oficio diciendo aquello de que… ¿Hay algo mejor que ser capitán de un barco de pesca?.
Y hoy me vino al recuerdo un post que colgué en el viejo sextante hace mucho tiempo.
¿Por qué?...
¿Sera porque tal vez no hay nada mejor que ser patrón de un barco de pesca?

A ESOS LOLOS ANXOS Y DEMAS...

Los conoces...conoces sus nombres de gente normal.

Unos se llaman Lolos, otros Anxos, Genos, Toños, Xurxos...nombres normales para gente normal.
Son hombres que conoces y que como todo cristiano arrastran con ellos sus virtudes y sus miserias. Unos te son mas afines que otros, y por consiguiente (y es normal) sientes mas aprecio por aquellos que rezan tu mismo credo.
Pero cuando la mar ruge brava, cuando no da concesiones a los hombres, cuando solamente la prudencia, pericia y conocimiento marcan la delgada línea de la supervivencia en ella. En esos momentos es cuando esos hombres con nombres comunes se transforman (al menos ante tus ojos) en aquellos marinos, héroes de novelas que devorabas en tu juventud, como pudieron ser, el Capitán Ahab y su tripulación a bordo del Pequod persiguiendo infatigablemente aquella ballena blanca sin importarles un ápice los peligrosos mares a los que su orgullo de pescador arrastraba.
Estos hombres que a cada estrochón de mar lo único que les queda es apretar los dientes y seguir con las faenas mientras ese mismo mar pone a prueba su aguante son a los que dedico estas líneas, ya que... y por supuesto sin negar la realidad, se que como en cualquier oficio... hay de todo.
Estos eligieron un oficio duro, un oficio de hombres. Son marinos de vocación o de tradición, donde la mar nació ya con ellos y por su venas corre sangre salada. Una mar que acaba convirtiéndose en compañera inseparable hasta que irremediablemente llega el día en que debido a la exigencia del trabajo no les quede mas remedio que varar al igual que su viejo barco, y contemplar con nostalgia esa gran azul desde un muelle o espigón cualquiera.
Y quiero también decir que son esos hombres los que siguen manteniendo intacta mi capacidad de asombro frente a la reacción del ser humano ante la adversidad.Sigo admirándolos cuando los veo hacer frente a un mar que irremediablemente los va a golpear y el único gesto que observo es como aprietan un poco mas los nudillos aferrándose a una baranda o a una tapa de regala y entornan los ojos algo mas de lo normal, mientras el cigarrillo ya apagado y mojado cuelga firme de la comisura de sus apretados labios. De vez en cuando los veo mirar al cielo y jurar en arameo, pero siempre con ese rictus en la cara de conformismo y resignación que los caracteriza.
Entre estos hombres las palabras a veces están de mas; gestos y actos es su lenguaje, movimientos, expresiones y miradas acompañadas de escuetas palabras lo dicen todo entre esta especie marina.
Recuerdo una noche no grata para rememorar, cuando el cuadrante anterior peligroso del ciclón tropical “Jenny” se nos echo encima y tuve que cambiar del gobierno automático a manual, ya que por si solo al barco le era totalmente imposible aguantar el rumbo, y recuerdo también las palabras de un viejo marino que en ese momento se encontraba de guardia conmigo en el puente...
-Patrón, esta duro verdad?... me decía, mientras me miraba de soslayo esperando mi respuesta.
Respuesta que nunca llego, y el así lo supo apreciar. Miraba mis ojos abiertos de par en par buscando en medio de la oscuridad la espuma que pudiera delatar esa ola traicionera que todo marino tememos, la blancura de los nudillos agarrando con fuerza el timón, las piernas tensas y abiertas para aguantar la fuerza de los estrochones...Gestos y silencio fueron para el suficiente respuesta, quedándole claro que no estaba el foro para disertaciones, y a la vez tranquilizándole mi actitud de concentración en la lidia de ese miura.
La mar, la adversidad y las penurias hacen de estos hombres verdaderos comunicadores sin palabras. Y ahora yo, haciendo uso de ellas aprovecho este medio para que otras personas ajenas a este mundo conozcan un poquito más a esos..Lolos, Anxos, Toños y Xurxos anónimos.



Publicado por el Cap. Tormentas en Sextante el 01/01/07

13 tripulantes tienen algo que decirte...:

Sylvia dijo...

Con textos como este, la verdad que consigues acercar a la gente ese mundo tan especial y desconocido para muchos...como bien reza la dedicatoria del libro que estas leyendo (la manuscrita y la de imprenta), gracias por hacer que conozca el mar y los barcos.

Un beso morriñoso desde la tierra de las mandarinas...jejeje, ainsss..

Tesa dijo...

Gracias por presentárnoslos ...y tan bien.
Besos

amelia dijo...

No me lo he leido del todo, solo por arriba, tengo que venir con tiempo y leerlo, ahora entiendo muchas cosas, muchas mas que antes, siempre me gusto la mar, pero nunca supe del valor y de la valentia de los marineros, y eso que solo he estado dos dias con ellos, pero te ayudan siempre, a mi, y a cualquiera que no sabe los nudos, o en los salvamentos,
Por ahora me estoy portando bien, aguanto y no me he ido corriendo, ajajaj,
pero me he sorprendida a mi misma, de cuanto puedo aguantar y cuan fuerte puedo ser con los chicos en la mar, bueno, son practicas si, pero nadie de mi familia apostaba por mi un duro en esto, esto de ser marinero es mas serio de lo que yo me creia, y de ahora en adelante, cada vez que me coma un pescado, vere en ello el trofeo o premio que esos valients han traido para mi, solo para que yo tenga pescadito fresco, por eso sus vidas se van en una tormenta, o marejada, en encalladuras y mas cosas feas,
volvere para leer tu relato tranquila, ahora me voy a la piltra ya, y quiero darle un repaso a lo de hoy, ya sabes, los marineros me llevan ventaja, jajaja, se las saben todas, pero siempre estan ahi para ayudarme, buenos chicos todos, un saludo grande mi capitan. amelia, la marinera

Evitadinamita dijo...

Enhorabuena, Fredo, porque me he imaginado la escena gracias a su descripción y eliminado algunos prejuicios que frecuentemente instala el cine en el coco.
La peli de Clooney no la he visto ni creo que lo haga si no es por aburrimiento o por que no haya algo mejor que hacer(como creo que era su caso), porque lo que conozco superficialmente me da la sensación de peli catastrofista yanki que , como variante a los terroristas típicos, se desarrolla en el mar. Pero si me dice que sale Diane Lane y que merece la pena en algún aspecto verídico, me lo replantearé. ;)
Un abrazo, mi Capitán.

Jan Puerta dijo...

Apreciado capitán…
Llegué tarde al mar. Me consideraba de montaña. Los pirineos eran un buen refugio. Sus noches me parecían únicas, increíbles, irrepetibles. Pero todo cambio una tarde de junio. Quise conocer la tierra de mis abuelos y pasar una temporada en ella. Curiosamente, nada más llegar busque en el interior de la isla el punto más alto. Me seguía llamando la montaña. El monte Toro, el más alto de la isla me acogió. Esa atalaya me permitió ver la isla y comprendí que allí donde se perdía mi vista era mi mejor destino. Desde entonces no puedo separarme del mar. Mi sangre ya es salobre y mi vida está vinculada a su inmensidad.
Me enrole en un viejo velero sin paga y deje de tener posesiones en tierra. La proa es mi motor, la popa mi descanso. Cuando puedo navego con unos pescadores artesanales con los necesito hablar a menudo. Sé que me equivoque muchas veces.
Me hubiese gustado ser como el propio capitán Billy Thyne. No me hubiera importado. Aunque para eso, aun estoy a tiempo.
Me alegro mucho haber leído esta entrada tuya
Un fortísimo abrazo amigo.

chanclas dijo...

Bello texto, Capitan, al que no le sobra ni una coma. Gracias en nombre de tods los Xurxos, Lolos y de todos aquellos otros hombres sin nombre que hacen de la mar su vida, su gloria y su miseria. Un fuerte abrazo.

amelia dijo...

Ya lo leí, y ahora yo estoy con esos Lolos y Anxos, ahora empiezo a comprender un mundo que me rodeaba siempre, pero que no transitaba, ahora conozco a los verdaderos marineros, a los capitanes, ahora conozco en primera, lo que la mar nos da, y es otra historia,
Estoy en las clases de salvamento y supervivencia, y si, sería una buena marinera, ahora lo se, tanto el mar como yo, tenemos huevos, algo de miedo y celos, y mucho de compañerismo.
No se si te lo he dicho antes, pero escribes muy bien, y creo que esto es nuevo, te admiro como capitan, un saludo y nos vemos.

Fet dijo...

Un hermoso y merecido homenaje.

Mela dijo...

Me he recrado en tu escrito Patrón ... soy nieta de marinero, de los de verdad, por nuestras venas corre sangre salada, y como bien describes un día varó y desde entonces no pudo dejar de pasar por la lonja o la bodega, lo mismo para empatar anzuelos que coser una red o como buen camarada, saber quien se había echado a la mar en fin de año.

Hombre de pocas palabras que siempre que podía arrancaba su Paloma, la motora, y silbando se dejaba mecer por las mareas. Me regaló muchos momentos, uno atesoro con especial cariño ... anclar en El Puntal y enseñarme a pescar muergos, él por delante con su pantalón remangado, la camisa al viento y mis piesecitos tras la estela de sus huellas.

Donde quiera que estés, gracias por dejarme ser capitán y a vos Capitán, gracias por honrar a los hombres que de la mar hicieron su vida.

Anne Bonny dijo...

Hay profesiones y PROFESIONES. Los marineros, como los mineros, son de una madera especial, se enfrentan cara a cara con las dificultades y solo se tienen a ellos mismos para salir de ellas.

No sé si habrá algo mejor que ser capitán de pesca... pero a interesantes os ganan pocos.

Un abrazo, siempre es un placer leerte.

Nano dijo...

Joder Capitán se me ponen los pelos de punta, como he disfrutado al leerla y luego dicen que el pescado es caro…
Un abrazo para ti y en especial para esos Lolos, Anxos, Toños y Xurxos anónimos.

trini dijo...

profundo, real, haces que me emocione...

ANA (LA XICA) dijo...

LA VERDAD K ES EMPEZAR A LEER Y NO PUEDE UNO PARAR...CONSIGUES K SE NOS PONGA LA PIEL DE GALLINA Y TENGAMOS CARIÑO A LOLOS ,TOÑOS,ANXOS Y XURXOS Y NOS MANTENGAMOS A LA ESPERA D K VUELVAN COMO SI FORMARAN PARTE D LA FAMILIA....OS ESPERAMOS XICOOOS!!!BUENA PESCA. SIGUE ASÍ CAPI TODO LO K TOCAS HACES K SE SIENTA...BUENÍSIMO!!!

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails